Literature Ministries International
browse the store
Follow LMI on Facebook FOLLOW LMI
Secured by PayPal
Subscribe to a LMI daily devotional

"I'd like to share Christ, but I just don't know how!"

When God gives you an opportunity, just smile, pull out a copy of If We Never Meet Again or What If No One Warned You? and say, "Here's something I think you'll enjoy reading!"

Browse a product

Addressing Catholicism and salvation by "works"

Clear explanations of salvation by God's grace through faith alone in Christ alone. Written for Catholics and other religious folks who hope that their good works and/or good character will earn them a place in heaven.

Lo Que Todo Catolico Debe Saber
[ Tell a friend about this product! ]

Making sure a person's beliefs have a sure foundation in the Bible. By former priest Richard Bennett.The Spanish version of What Every Catholic Should Know.

Priced in packs of 25 tracts per pack.
Price: $2.39
Enter quantity:   

Read product text here:

Lo Que Todo Católico Debe Saber

Todo buen católico quiere agradar a Dios en esta vida y cuando la vida en la tierra se termine él espera vivir con Dios para siempre. Esta es una meta noble basada en las creencias personales que los católicos tienen acerca de Dios y en cómo buscan conocerle. Pero las intenciones nobles y creencias personales acerca de Dios no garantizan los resultados—?ni la vida eterna.
Le ruego que haga lo que yo hice después de 22 años de ser sacerdote dominico—asegúrese de que sus creencias están fundadas sólidamente en la Biblia. Las preguntas que siguen le ayudarán a hacerlo.

¿La palabra de quién es verdad?
La Iglesia Católica enseña que...
La palabra del Papa es verdad.
“El supremo pontífice, en virtud de su oficio, posee autoridad magisterial infalible...” (Canon 749*)
La Biblia enseña que...?
Toda palabra de Dios es verdad.

Jesús oró a Dios su Padre diciendo, “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad” (Juan 17:17).
Jesús dijo, “Escrito está: No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios” (Mateo 4:4).
“Toda la Escritura es inspirada por Dios” ?(2 Timoteo 3:16). Sólo la Santa Biblia se destaca como el libro inspirado por Dios. Cristo mismo advirtió que el elevar otros escritos y tradiciones al nivel de las palabras de Dios es invalidar “la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido” (Marcos 7:13).

¿Deberíamos tener imágenes sagradas?
La Iglesia Católica enseña que...
Sí, podemos tener imágenes.

“La práctica de desplegar [exhibir] imágenes sagradas en las iglesias para la veneración de los fieles debe permanecer en vigor...” (Canon 1188).
La Biblia enseña que...
No, ¡ni siquiera debemos hacer imágenes sagradas!

“No te harás imagen, ni ninguna semejanza....No te inclinarás a ellas, ni las honrarás” (Exodo 20:4-5). Sin embargo, la Iglesia Católica Romana fomenta la “veneración”, el acto de inclinarse ante las imágenes sagradas, algo que el mismo Papa hace.

¿Debe ofrecerse continuamente el sacrificio de la cruz?
La Iglesia Católica dice que...
Sí, debe ofrecerse.

“Recordando que la obra de redención es continuamente realizada en el sacramento del sacrificio eucarístico, los sacerdotes deben celebrar frecuentemente...” (Canon 904).
La Biblia dice que...
Sólo una Persona ofreció un solo sacrificio una vez para siempre y ahora está sentado en gloria.

“Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19:30).
“Y ciertamente todo sacerdote está día tras día ministrando y ofreciendo muchas veces los mismos sacrificios, que nunca pueden quitar los pecados; pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios” (Hebreos 10:11-12).

¿Es necesario que haya sacerdotes?
La Iglesia Católica dice que...
Los sacerdotes son necesarios.

“Ellos [los sacerdotes] en realidad son los que comparten del sacerdocio de Cristo mismo...para celebrar el culto divino y santificar al pueblo” ?(Canon 835).
La Biblia dice que...
Todos los creyentes forman parte del sacerdocio real para traer alabanza a Dios y servirle fielmente.

“Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio...para que anunciéis las virtudes de aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable” (1 Pedro 2:9). Todo creyente tiene acceso directo a Dios y no necesita intermediario sino a Jesucristo, nuestro Sumo Sacerdote.
“Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre, el cual se dio a sí mismo en rescate por todos” (1 Timoteo 2:5-6).

¿El bautismo salva?
La Iglesia Católica enseña que...
El camino hacia la salvación comienza con el bautismo.

El bautismo, puerta de los sacramentos, cuya recepción de hecho o al menos de deseo, es necesaria para la salvación, por el cual los hombres son liberados de los pecados, reengendrados como hijos de Dios...” (Canon 849).
Pero la Biblia enseña...
¡Sólo la fe en Cristo salva, no las buenas obras!

La obra de reconciliación quedó completamente terminada por Jesucristo cuando él murió en la cruz del Calvario y volvió a la vida. Nada que agreguemos a lo que Dios el Hijo ya ha hecho podría merecer el favor de Dios. “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:8-9).
“Esta es la obra de Dios, que creáis en el que él [Dios] ha enviado [Jesús]” (Juan 6:29). “Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia” (Romanos 11:6).

Entonces, ¿cómo podemos ser salvos?
La Biblia dice...
Reconozca que por naturaleza usted es pecador e impío.

“Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia” (Isaías 64:6). “Engañoso es el corazón más que todas las cosas, y perverso; ¿quién lo conocerá?” (Jeremías 17:9).
Admita que usted está separado de Dios debido a sus pecados.
Como resultado, estamos espiritualmente muertos, separados de Dios, y condenados para siempre: “La paga del pecado es muerte” (Romanos 6:23a). No hay nada de mérito en nosotros mismos que pueda ayudarnos a ganar la salvación.
Reconozca que necesita un sustituto.
Una vez y para siempre Cristo sufrió la pena de muerte por los pecados de usted y los de todo el mundo: “[Cristo] llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero” (1 Pedro 2:24). Debemos creer en él como nuestro justo sustituto o no podemos ser salvos.
Clame a Dios por su regalo gratuito de la salvación.
“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús” (Romanos 3:23-24). Si usted está convencido de que la salvación es sólo mediante la confianza en la obra expiatoria de Dios en su lugar—basado solamente en lo que la Biblia dice—exprésele su creencia sincera directamente a Dios. “Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo” ?(1 Juan 5:11).

Luego, habiendo recibido el regalo de la vida eterna, viva su vida para Dios en alabanza y acción de gracias.

*Todos los cánones de la Iglesia Católica son citados del Código de Derecho Canónico posterior al Segundo Concilio Vaticano, publicado con la autorización del Papa Juan Pablo II. Las citas bíblicas son de la versión Reina-Valera, edición 1960.